El clivaje en las PASO: Estado – anti Estado

En este momento estás viendo El clivaje en las PASO: Estado – anti Estado

En las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) celebradas el 13 de agosto pasado, la novedad fue el alto acompañamiento a Javier Milei, un candidato outsider que obtuvo el primer lugar con propuestas ultraliberales en términos económicos, y fuertes componentes conservadores en lo político. Apenas conocidos los resultados, llovieron los análisis de intelectuales del punto lejano, que leen cambios sociológicos descuidando el análisis político que requiere la coyuntura.

A cuarenta años de la consolidación de la democracia en Argentina, los resultados de las últimas primarias reflejan movimientos políticos que alternan posicionamientos, a favor y en contra del Estado, en su rol de redistribución de los recursos de la sociedad. Más Estado o anti Estado es un debate con mucha presencia en las agendas políticas electorales, pero que el domingo se expresó a cielo abierto.

Alberto Fernández, gestionó un Estado presente en el manejo de la pandemia del año 2020 y 2021, y evitó una catástrofe humanitaria que difícilmente se puede capitalizar políticamente. Superada la pandemia, el presidente condujo al Estado en piloto automático que dejó de alentar aumentos salariales, retiró subsidios de tarifas de luz y gas, y cierra su período sin poder contener los precios. 

Los resultados de la gestión presidencial fueron puestos a consideración en las elecciones primarias y la ciudadanía lo desaprobó. Las ideas políticas en 2019 de un Estado presente para la redistribución de la riqueza y la asignación de recursos pierde apoyo de la ciudadanía porque no se materializaron. En un escenario de crecimiento de la economía, los salarios y jubilaciones no se alinearon con los precios y tarifas.

Más del 60% del electorado en las PASO eligió a los mercados y los privados para la asignación de recursos en la sociedad, antes que las decisiones e intervenciones del Estado. En Argentina no hubo una ruptura en la composición social y cultural, lo que hubo fue la quita de confianza a un gobierno que prometió un rol activo del Estado pero que en la práctica tuvo un Estado retirado.

Las primarias dejaron claro que la propuesta de un Estado presente para corregir los problemas económicos quedó lejana, y que ahora lee el Estado como un problema y no como una solución a las desigualdades y exclusiones sociales, de la mano de una oposición que pudo capitalizar el malestar social, apuntando contra el Estado.

Las PASO desnudan dos posiciones políticas que debaten y compiten -con argumentos, objetivos y experiencias de gestión-, acerca del rol del Estado. Analizar elecciones con miradas sociológicas observa aspectos de la ciudadanía, pero no identifica el clivaje Estado – Anti Estado, instalado a gritos en los últimos años en Argentina.

El camino hacia octubre es corto y los resultados de las elecciones generales pueden tener final abierto, siempre y cuando el oficialismo caliente el debate y de muestras rápidas de un Estado presente, ahora eficaz para la redistribución de la riqueza en la sociedad.